¿Y LA CHEYENNE APÁ?

Unos minutos de reflexión.

Por: Amado Martínez Ancona / Director de GM Consultores

¿Recuerdan mis cuatro amable lectoras el comercial de la Chevrolet, que en 2007 consagró esta frase? El papá diciéndole a su hijo, frente a un vasto terreno: “Algún día m’ijo, ¡todo esto será suyo!”. Dicha campaña es sin duda, una de las más exitosas de la historia. No únicamente tuvo impacto en las ventas y en la consagración de la marca: realmente se convirtió en un referente cultural. Más allá de señalar las características de la camioneta, la compañía abordó un discurso más alineado a los valores familiares y a la tradición que se hereda de generación a generación.

Esto me hizo reflexionar, unos minutos obviamente, sobre el momento histórico que estamos viviendo los empresarios ante esta pandemia: pocos horizontes y muchas dudas para planificar una sucesión. ¿Sucesión? ¿Heredar la empresa? ¡Pero si estoy a punto de abandonarlo todo! Para muchos, la empresa se convierte en una especie de hijo que va creciendo, que aspiramos a ver su desarrollo y madurez. De ahí la frustración al ver peligrar esa NUESTRA creación. Señores, ¡tenemos que seguir adelante! Para atrás, ¡ni pá agarrar impulso! No llegamos hasta aquí para que una piiiiiiii… pandemia termine con nuestra empresa.

Estoy de acuerdo que el horizonte no es nada halagüeño, pero aún así hay que redoblar esfuerzos, esperanzas, pero sobre todo confianza en Dios y en nosotros. Recapitula cuántas crisis y barreras hemos enfrentado y superado. Ésta será una más. Pero habremos de cuidar el ánimo (nuestra alma), el entusiasmo y nuestra claridad de ideas. Además de quedarte en casa… ¡Quédate en tu negocio! Como aquel capitán de barco que a pesar de la tormenta, ¡se niega a abandonarlo! porque más que el capitán, es el barco mismo. No sé si tengas a alguien esperando por tu estafeta para entregársela.

Pero mientras ese día llegue, no tienes permiso de rendirte. “Chechonea” un poco, pero luego ¡avante! Piensa en el orgullo de que mañana des en sucesión una empresa digna, firme, próspera. ¡Claro que aún se puede! Has a un lado el falso orgullo y pide ayuda… la que sea necesaria.

A.M.A. Octubre 2020.                                                                                                                                           

Dejanos tus comentarios. Tu opinion es muy importante