Sillas vacías en los eventos políticos

Por Ernesto Guerra de la Peña

Consultor y politólogo. Estudiante de la Maestría en Comunicación Política y Marketing Electoral

Hace un año cambió nuestra vida por completo. No nos pasaba por la mente que existiera la posibilidad de no poder viajar a un destino por el peligro de contagio. Recientemente la embajada de Estados Unidos en México recomendó a los ciudadanos estadounidenses replantear su viaje vacacional a nuestro país por la situación sanitaria.

Nos saludábamos de mano o de abrazo. Las reuniones por Zoom solo eran utilizadas para poder ver a aquellas personas que estaban de otro lado del mundo y no para comunicarnos con nuestros vecinos. En las noticias mencionaban un virus en Wuhan, tan lejano, que no imaginamos que hoy, un año más tarde, lamentablemente, haya terminado con la vida de más de dos millones y medio de personas en el mundo.

Con la llegada de la pandemia la comunicación gubernamental tuvo que adecuarse al momento de crisis. La difusión de noticias falsas y teorías conspirativas alrededor del Covid-19, provocó que el manejo de la comunicación y la información jugaran un papel fundamental para darle certidumbre a la sociedad.

Fue un desafío para los distintos países implementar estrategias para dar a conocer a la población, de manera clara y veraz, la existencia de un virus del que no se tenía mucha información. Aun en estos momentos, que ya contamos con las esperanzadoras vacunas, sigue siendo un reto lograr que las personas no caigan en noticias falsas relacionadas con la inmunización.

Por los medios tradicionales y redes sociales, los gobiernos tuvieron que buscar la manera de comunicarle a la sociedad que debíamos adaptarnos a un estilo diferente de convivencia. Una nueva normalidad en la que no seguir con las medidas sanitarias podría poner en riesgo la salud de nuestra familia y de nosotros mismos. Algunos gobiernos actuaron con prontitud, otros de manera tardía y con irresponsabilidad.

Lamentablemente, hasta el momento de la crisis, existen quienes siguen demeritando públicamente medidas que ya han sido reconocidas por organizaciones internacionales expertas en el área de salud. Un ejemplo de ello es el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien a pesar de haberse contagiado recientemente, sigue insistiendo en no portar el cubrebocas.

Elecciones

En cuanto al tema electoral, las reuniones o mítines de las y los candidatos, que en años pasados eran esenciales para constatar que contaban con el respaldo de cientos de militantes o simpatizantes, aprovechadas para trasmitir un discurso que influyera en su público objetivo, pasaron a segundo plano.

Anteriormente se buscaba tomar la mejor foto del evento, en donde no hubiera sillas vacías, ahora se trata de reducir a toda costa la cantidad de personas y que todos salgan con cubrebocas, para protegerse, pero también evitar una posible crisis.

Con la llegada de la pandemia, las redes sociales cobraron un valor esencial en la comunicación política para mantener contacto directo con los ciudadanos, exponer propaganda y buscar trasmitir emociones a través de vídeos o transmisiones en vivo.

Hacer una reunión masiva durante las campañas, las cuales en Yucatán se iniciarán el 9 de abril, sería un riesgo para la salud y un muy posible camino hacia una crisis.

Como ya hemos sido testigos de algunos casos que han ocurrido en varios municipios del estado durante la inscripción de las precampañas, el realizar una reunión multitudinaria no solo podría quemar al candidato públicamente, sino que podría causar descontento con el elector objetivo, quienes hoy más que nunca valoran que las y los candidatos velen por su salud.

Quienes no han entendido que la comunicación política sufrió una etapa de transición y quieren seguir utilizando las mismas herra mientas que se aplicaban antes de la pandemia, sin adecuar sus esfuerzos para hacer campaña a través de las plataformas digitales, podrían dirigirse a un camino lleno de errores en el que la victoria les será simplemente inalcanzable.— Mérida, Yucatán (publicado originalmente en el DIARIO DE YUCATAN)

ernestoguerramx@gmail.com

@ernestoguerramx

Dejanos tus comentarios. Tu opinion es muy importante