“RETOS DEL JUICIO DE AMPARO FRENTE AL COVID-19”, Conversatorio On-Line “Retos Jurídicos e Institucionales en La Lucha Contra Covid19 en Yucatán

El 26 de mayo de 2020, se llevó a cabo la mesa “Retos del Juicio de Amparo frente al Covid-19″, en el marco de actividades académicas en línea organizado por el H. Colegio de Posgraduados en Derecho de Yucatán, A.C.

La mesa estuvo integrada por: Enrique Carpizo Aguilar, Presidente del Instituto para la Protección de los Derechos Humanos, Juan Ramón Rodríguez Minaya, Magistrado del Tribunal Unitario de Circuito con sede en Mérida, Yucatán y Mario Humberto Aguilar Poot, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Yucatán.

La moderación de las ponencias estuvo a cargo de Jimmy Humberto Martínez Rodríguez, presidente del Colegio de Posgraduados en Derecho de Yucatán AC (CPDY), quien dio la bienvenida a los ponentes y al público asistente. El moderador, en una primera aproximación, destacó la importancia del juicio de amparo mexicano para controlar los actos u omisiones de las autoridades de salud y jurisdiccionales en Yucatán que de alguna manera emitieron actos para contener el brote del virus. A continuación, otorgó el uso de la voz al primer ponente.

En su primera intervención Enrique Carpizo Aguilar, destacó la importancia que tiene la figura procesal de la suspensión dentro de la institución jurídica del juicio de amparo. Indicó que, con la suspensión, se ha podido paralizar la ejecución de los actos de las autoridades que afectan los derechos humanos de las personas, como son, el acceso a hospitales, a medicamentos, el cierre de establecimientos, por citar algunos ejemplos. También resaltó, las novedades que trajo la nueva Ley de Amparo de 2013, como son: la apariencia del bien derecho y el peligro en la demora, como nuevos ingredientes que utilizan los jueces para pronunciarse sobre la medida cautelar. Y agregó, que decir de la suspensión de plano, que es una de las mayores novedades en el tema de la suspensión que trajo la nueva Ley de Amparo.

Por su parte el magistrado Juan Ramón Rodríguez Minaya, hizo un recorrido bastante productivo acerca de los diversos acuerdos generales dictados por el Pleno del Consejo de la Judicatura Federal para hacer frente a la pandemia del Covid-19. Destacó la importancia del acuerdo que amplió los supuestos de los casos conocidos como “urgentes” a pro de la ciudadanía. También resaltó el uso de las nuevas tecnologías para tramitar el juicio de amparo pues de esa forma el Poder Judicial de la Federación minimiza los riesgos de contagio. Por último, destacó la posibilidad de implementar la oralidad en los juicios de amparo.

Finalmente, Mario Humberto Aguilar Poot, habló de la importancia de revisar la figura procesal de la improcedencia del juicio de amparo, la cual lleva más de 150 años de vigencia en la institución jurídica del juicio de amparo, a partir de la promulgación de la segunda Ley de Amparo de 1869.

El profesor Aguilar destacó que no obstante las reformas constitucionales de 10 y 6 de junio de 2011, el juicio de amparo mexicano sigue siendo en su opinión, una garantía procesal demasiado técnico y riguroso, donde los jueces y la Ley ponen mayor énfasis a la forma en lugar que al fondo. Explicó que la improcedencia del amparo es uno de los obstáculos que impiden al justiciable obtener una justicia plena para la protección de sus derechos humanos.

Las aproximaciones de los ponentes constituyen sin duda alguna una aportación importante para la ciencia del derecho, ya que ponen sobre la mesa algunos de los tópicos que merecen puntual revisión para los sujetos que operan el juicio de amparo.

Dejanos tus comentarios. Tu opinion es muy importante