Reformas y Adiciones al Código Civil del Estado de Yucatán: De La Excesiva Onerosidad

M.D Jimmy Humberto Martínez Rodríguez
Pdte. del Colegio de Postgraduados en Derecho de Yucatán AC

Exposición de motivos en materia contractual sobre la necesidad de implementar una acción contra la Excesiva Onerosidad, como lo genera  un acontecimiento extraordinario e imprevisible como una epidemia o pandemia.

Sería no nuevo pero si novedoso que lo establezca la legislación yucateca como lo tienen otros países y también otros estados de la República.

Es importante destacar que dicha solicitud se hizo directamente al Diputado Manuel Díaz Suárez, Presidente de la Comisión de Salud del Congreso del Estado de Yucatán, quien ofreció analizarla y en base a ello, presentar una iniciativa de ley.

EXPOSICION DE MOTIVOS

En nuestros tiempos, el máximo Código Político de la Nación acoge, no solo al ius positivismo sino también al ius naturalismo que sirven en su conjunto como palanca para potenciar a través del poder público y de la sociedad civil organizada,  el orden y la paz.

El reconocimiento constitucional de esos factores en gran medida se debe a la globalización en donde el fundamento de lo nacional es lo internacional, de modo que, el buen gobierno debe velar siempre por los intereses de todos y cada uno de los gobernados haciendo valer las fuentes positivas y naturales para la consecución de sus fines.  

Ahora bien, en materia contractual existe mucho descontento entre las partes cuando ante acontecimientos extraordinarios e imprevisibles generalizados se desequilibran las prestaciones establecidas entre sí, de ahí la pertinencia de esta iniciativa que someto análisis,  por estar aplicándose  ante la ausencia de ley en el Estado sobre el particular,  el principio pacta sunt servanda,  esto es, que las partes se obligan a lo estipulado, aun y cuando cambien las circunstancias que le dieron origen, muy a pesar de la salvedad que a mi juicio lo constituye las situaciones extraordinarias e imprevisibles supervinientes y ajeno a la voluntad de las partes que pueda ser originado por una epidemia, pandemia o cualquier desastre natural, que sea general en todo el país, obteniéndose para alguna de las partes una onerosidad excesiva.

Esta situación que guarda relación con la Teoría de la imprevisión basada en la cláusula rebus sic stantibus que significa estando así las cosas: “Cualquier alteración sustancial de la obligación, es de modificar dicha estipulación” y que después de grandes esfuerzos realizados a través de la historia por sus referentes como lo son: Santo Tomas de Aquino y Hugo Grocio quienes han buscado con un deseo imperante la equidad y la justicia, principios rectores de los sistemas jurídicos, se logró implementar con éxito en países europeos tal es el caso de Alemania e Italia así como por Argentina y Chile en América latina,  por citar algunos.

En este orden de ideas, los Estados Unidos Mexicanos, avanzando lento pero seguro hacia ese punto y ante la necesidad de que las resoluciones judiciales se encuentren apegadas a la equidad y justicia contractual,  sin que por ello sea abandonar la firmeza de los contratos,  ratifico por decreto de veintinueve de octubre de mil novecientos sesenta y cuatro, la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, cuyo criterio ha sido el referente en las codificaciones de los Estados de Sinaloa, Jalisco, Guanajuato, Distrito Federal entre otros, contribuyendo a combatir la excesiva onerosidad sobreviniente a los contratos civiles bilaterales conmutativos o unilaterales onerosos, de tracto sucesivo o de ejecución diferida,  logrando a través de los mecanismos alternos de solución de controversias o la intervención judicial,  su modificación o terminación. 

Hoy es tiempo de Yucatán, hoy es tiempo de la sociedad y gobierno, hoy es tiempo de equidad, de continuar otorgándole no solo el voto de confianza a la cláusula pacta sunt servanda,  sino también a lo que vendría a ser su excepción cuyo cimiente lo constituye la cláusula rebus sic stantitus .

Para la coexistencia de ambos principios en el ordenamiento civil del Estado de Yucatán, propongo  entonces para su discusión, aprobación y publicación, las reformas y adiciones necesarias que elabore con mi carácter de Presidente del Honorable Colegio de Posgraduados en Derecho de Yucatán Asociación Civil, con mucho rigor académico con base en el derecho comparado y desde luego, alineado a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que no hubiere sido posible sin la colaboración de todos y cada uno de los distinguidos miembros asociados.  

Finalmente, estoy seguro que esta novedosa figura sobre la teoría de la imprevisión una vez introducida en la legislación yucateca contribuirá sin duda alguna a garantizar una auténtica justicia en las relaciones contractuales por el orden y la paz de todos y para todos. 

                                         ATENTAMENTE

                      Mérida, Yuc, México, a abril de 2020

M.D Jimmy Humberto Martínez Rodríguez Presidente del Colegio de Postsgraduados en Derecho de Yucatán AC.

LIBRO TERCERO .- DE LAS OBLIGACIONES

TITULO PRIMERO .- DE LAS FUENTES DE LAS OBLIGACIONES

 CAPITULO I .- DE LOS CONVENIOS Y LOS CONTRATOS

SECCION PRIMERA .- DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 992.- Los contratos se perfeccionan por el mero consentimiento otorgado en las condiciones y circunstancias generales existentes al momento de su celebración, excepto aquellos que deban revestir una forma establecida por la ley. Desde que se perfeccionan obligan a los contratantes no solo al cumplimiento de lo expresamente pactado, sino también a las consecuencias que, según su naturaleza son conforme a la buena fe, al uso o a la ley.

SECCION SEXTA .- DE LAS RENUNCIAS Y CLAUSULAS QUE PUEDEN  PONERSE EN LOS CONTRATOS

Artículo 1034 Bis.- Todos los contratos bilaterales conmutativos y unilaterales onerosos, de tracto sucesivo o de ejecución diferida, deberán contener una cláusula en donde explicite que la prestación a cargo de una de las partes de tornarse excesivamente onerosa por acontecimientos extraordinarios e imprevistos y ajenos a la voluntad de éstas, se realizará por el juez o árbitro una revisión del contrato.

Si se omitiere esta cláusula cuyo derecho es irrenunciable se entenderá que ambas partes prefieren la revisión judicial.  

SECCION SEPTIMA.- DE LA INTERPRETACION DE LOS CONTRATOS

Artículo 1053 Bis.- Los contratos bilaterales conmutativos y unilaterales onerosos, de tracto sucesivo o de ejecución diferida, podrán ser revisados por el juez o árbitro en su caso, si la prestación se hubiere convertido, por acontecimientos extraordinarios, imprevisibles y ajenos a la voluntad de las partes, en excesivamente onerosa de ser cumplida a cargo de cualquiera de éstas. En tal evento, el juzgador estará facultado para modificar las clausulas respectivas, restableciendo la equivalencia de las prestaciones existentes al momento de contratar,  o en su defecto, rescindir el contrato.

No procederá la resolución, si el perjudicado estuviese en mora. El derecho concedido en este artículo prescribe en seis meses contados a partir desde que sobrevino tal hecho.

CAPITULO XII.- DE LOS CONTRATOS ALEATORIOS

SECCIÓN SEGUNDA.- DE LA COMPRA DE ESPERANZA

Artículo 1929 Bis- Las normas relativas a la excesiva onerosidad superveniente que se encuentran en este código, no se aplicara a los contratos aleatorios por su naturaleza.

FICHA TECNICA

1.- Ámbito de aplicación: Contratos civiles  bilaterales conmutativos y unilaterales onerosos, de tracto sucesivo o de ejecución diferida.

2.- Requisitos:

I.- Que la prestación se haya convertido en excesivamente gravosa de ser cumplida, por acontecimientos extraordinarios, imprevisibles y ajenos a la voluntad de las partes;

II.- Que las obligaciones emanadas del contrato se encuentren pendientes en todo o en parte.

III.- Que exista relación de causa a efecto entre el hecho imprevisible y la excesiva onerosidad.

3.- Efectos:

I.- Revisión del contrato por el juez o árbitro según sea el caso, con el fin de modificar las cláusulas respectivas.

II.- En subsidio, resolución o terminación del contrato;

III.- Posibilidad de enervar la acción, allanándose el demandado a aumentar o disminuir la contraprestación.

Dejanos tus comentarios. Tu opinion es muy importante