Los Tres Necios de COVID-19

Ernesto Guerra de la Peña (*)

Politólogo. Estudiante de la Maestría en Comunicación Política.

A la memoria de Manuel Felguérez. A pesar de su ausencia, su legado nunca dejará de asombrarnos.

En política lo que no se comunica no existe, y lo que se comunica de manera incorrecta, puede llevar al fracaso a cualquier gobierno.

Durante esta pandemia, hemos sido espectadores de acciones promovidas por distintos mandatarios, las cuales han sido criticadas por los medios nacionales e internacionales.

Jair Bolsonaro, Donald Trump y el presidente López Obrador si algo tienen en común es que se han adjudicado como enemigos acérrimos a quienes se atreven a cuestionar cómo han gestionado la pandemia.

El brasileño Bolsonaro constantemente lanza insultos contra los medios de comunicación que lo cuestionan por desestimar, desde un inicio, la crisis del coronavirus. El ultraderechista ha dicho estar abiertamente en contra de las medidas del confinamiento promovidas por los gobernadores. En un video apareció quitándose el cubrebocas para comer un hotdog, sin seguir las medidas de distanciamiento.

Brasil es el segundo país con mayor cifra de decesos por Covid.-19.

El odio promovido por el presidente brasileño contra los medios de comunicación ha provocado que sus simpatizantes acosen a los periodistas que lo cuestionan. El Grupo Globo y el periódico “Folha de Sao Paulo” se han visto en la necesidad de dejar de cubrir las conferencias del mandatario por protección a sus colaboradores que han sido agredidos.

Mientras, aumenta la incertidumbre acerca de la salud de Donald Trump, debido un video que circula en redes sociales, donde se le ve con dificultades para bajar de una rampa durante un mitin en West Point. El mandatario se enfrenta a su peor miedo, la posibilidad de no ser reelecto en la elección de noviembre.

Las olas de manifestaciones que se han promovido a partir de la muerte del afroestadounidense George Floyd y su pésima gestión ante el Covid-19 afectaron profundamente su campaña. Trump, además de incitar al racismo desde que llegó a la presidencia, ha mostrado cero empatía ante las recientes manifestaciones.

Por ejemplo, la Federación de Futbol de Estados Unidos eliminó las restricciones para que los jugadores de la NFL se tengan que mantener de pie durante el himno. Ante esto, el mandatario estadounidense declaró que no vería el fútbol si los jugadores se arrodillan como protesta. Según una encuesta realizada por CNN, la desaprobación del presidente estadounidense se encuentra en 57%.

En México se reportan más muertos y la pérdida, según datos el Inegi, de 12 millones de empleos en abril. Ante este panorama, nos enfrentamos constantemente a mensajes confusos.

Durante sus últimos discursos, AMLO ha incitado a la población a salir del confinamiento, mientras que la Organización Mundial de la Salud continúa recomendando que no se emitan dobles mensajes que confundan a la población.

El Premio Nobel de Química mexicano, Mario Molina, invita a la población a utilizar cubrebocas como estrategia para combatir el Covid-19. Mientras el presidente parece que no entiende que no entiende.

En la gira de inauguración de trabajos del Tren Maya, en la que ha visitado distintos estados de la república, entre ellos Yucatán, nunca se le vio usar cubrebocas, en cambio, gobernadores como Mauricio Vila no dejaron de usarlos durante los eventos de gobierno. El presidente debería de dar el ejemplo y dejar de enviar mensajes confusos a la población.

México se encuentra en crisis y no necesita de una BOA imaginaria que lo asfixie aún más de lo que ya está. No necesitamos un decálogo de buenas intenciones y poco contenido de valor. México necesita urgentemente de un presidente que se le quite lo necio y utilice el cubrebocas.— Mérida, Yucatán. (PUBLICADO ORIGINALMENTE EN DIARIO DE YUCATAN)

ernesto.guerramx@gmail.com / @ernestoguerramx

 

Dejanos tus comentarios. Tu opinion es muy importante