El alcalde Julián Zacarías Curi supervisa trabajos en el Casino de Progreso

  • La Comuna progreseña busca restaurar el emblemático edificio, no sólo para devolverle vida, sino también para recuperar parte de la historia del puerto más importante del Estado
Progreso, Yucatán a 30 de septiembre de 2020.- “No solo estamos restaurando el edificio, estamos tratando de recuperar la historia que había atrás de todo esto, es decir, qué existió antes del Casino”, resaltó el alcalde Julián Zacarías Curi al acudir esta mañana a dicho inmueble para supervisar los trabajos de restauración, los cuales van acompañados de arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quienes encontraron piezas que pudieran tener más de 200 años de antigüedad.
Acompañado del director de Desarrollo Urbano y Obra Pública, Luis Castro Naal y del cronista del puerto, el maestro Pedro Bermúdez Solís, Zacarías Curi acudió al Casino de Progreso para saber el avance de los trabajos que se realizan en el inmueble, los cuales iniciaron en junio de este año, sin embargo han sido paulatinos, dado que actualmente arqueólogos del INAH están interviniendo el edificio como parte de la recuperación.
                                                        
“Los arqueólogos han hecho excavaciones para descartar cualquier afectación futura al patrimonio. Durante esto, también han recolectado información de los objetos que se han localizado para obtener una cronología y también para determinar la etapa constructiva del edificio”, explicó el edil, y es que en las últimas tres semanas los investigadores han encontrado algunos ejemplares o restos de pisos, aljibes, estanques e incluso botellas enteras de cerámica que, en general, podrían datar tal vez de hace 200 años.
                                                    
Cabe recordar que el Casino de Progreso, ubicado en la esquina de la calle 31 por 74, cuenta con más de 70 años de historia, “tras su vida útil- narra el cronista del puerto- este bello escenario del pasado cercano del puerto, fue quedando tristemente en el abandono. Por el deterioro de tantos años, varias partes del edificio colapsaron o están a punto de hacerlo. Amargamente este edificio histórico se convirtió en lo opuesto de su fin para lo que fue creado, mudando en un peligro para los ciudadanos que transitaban en los alrededores.”
Por todo lo anterior, el edil concluyó reiterando la trascendencia de preservar el edificio, ya que no sólo se estará protegiendo la seguridad de los habitantes, ya que parte de éste se está desprendiendo, sino que también se estará recuperando la historia y se brindará un espacio digno para fomentar la convivencia dentro de un lugar memorable para los progreseños.

Dejanos tus comentarios. Tu opinion es muy importante