AGRUPACIONES Y ORGANIZACIONES FORESTALES SOLICITAN AL GOBIERNO FEDERAL GENERAR PLANES PARA LA REACTIVACIÓN ECONÓMICA DEL SECTOR

  • La crisis sanitaria generada por el Covid-19 significará un cambio en la forma de vida, trabajo y consumo, para un cambio positivo el sector forestal es fundamental para el bienestar social, económico y ambiental del planeta.
  • Representantes del sector forestal entre comunidades forestales, empresas, organizaciones sociales, productores, etc., de 22 entidades del país se manifiestan por la implementación de acciones que permitan fortalecer al sector y generar soluciones a los problemas por la caída de productos y servicios.
  • México cuenta con una superficie forestal de 137.8 millones de hectáreas, aproximadamente la mitad de la superficie nacional. Sólo 5.5 millones de hectáreas tienen autorización para aprovechamiento maderable. Existe un gran potencial para incrementar la superficie de manera responsable y con las mejores prácticas.

Ciudad de México, 28 de abril de 2020. Ante la gravedad que se vive por la contingencia sanitaria en nuestro país y el impacto a la economía de millones de personas que dependen directa o indirectamente del sector forestal, más de 210 representantes del sector forestal hacen un llamado al gobierno federal a desarrollar una estrategia conjunta que incida de forma positiva en la gestión sostenible de los recursos forestales y en el bienestar de miles de personas que dependen de la actividad en bosques. La labor detrás del sector forestal es un aporte vital a la seguridad de los ecosistemas, por lo que al realizarse de manera responsable asegura la diversidad biológica y los servicios ambientales que la mayoría de la población disfruta en las ciudades.

Diversas comunidades, pueblos indígenas, ejidos, empresas forestales comunitarias (EFC), operadoras turísticas sociales, industriales madereros y organizaciones de la sociedad civil alertan que la actual crisis sanitaria significará un cambio en la forma de vida, trabajo y consumo en torno al sector forestal, lo que impactará negativamente en el bienestar social, económico y ambiental de nuestro país. Las EFC y sus aliados advierten sobre el grave momento que atraviesan y que pone en riesgo su supervivencia, lo que podría comprometer la estabilidad del tejido social productivo ante los efectos de la recesión originada por la pandemia y la pérdida de competitividad del bosque versus otros usos de suelo. De no abordarse esta problemática de manera contundente y decisiva, se incrementará y generalizará el riesgo de deforestación. Está problemática se vuelve más crítica en un contexto de cambio climático, en donde requerimos más y mejores bosques para mitigarlo.

Ante un escenario que prevé nulo crecimiento, los productores; que en su mayoría son campesinos e indígenas, empresas y organizaciones de la sociedad civil provenientes de 22 estados del país, demandan urgentemente el respaldo del gobierno federal para salvaguardar a las poblaciones que custodian los bosques, así como a las empresas que adquieren y transforman los productos forestales en las diversas cadenas de valor para múltiples sectores productivos.  

Dentro de los grupos  que invitan al gobierno a sumarse y rescatar al sector forestal, algunos de ellos con una fuerte presencia en ciertas entidades federativas, son la Unión para el Desarrollo Forestal y Agropecuario Del Valle de México (UDEFAM), la Unión de Comunidades Productoras Forestales Zapotecos-Chinantecos de la Sierra Juárez (UZACHI), la Unión de Comunidades de la Sierra Juárez (UCOSIJ), la Unión de Productores Industriales Forestales de Oaxaca, la Alianza Selva Maya de Quintana Roo (ASMQ),  la Asociación de Mujeres Indígenas Mayas, A.C., el Grupo Industrial Sezaric en Durango, la Unión de Ejidos y Comunidades de Producción Forestal y Agropecuaria del Noroeste del Estado de Durango General Emiliano Zapata (UECOFAEZ), la Unidad de Conservación y Desarrollo Forestal Integral Topia SC (UCDFI Topia), Ejido el Largo y Anexos en Chihuahua, la Unión Regional Forestal del Sureste de Coahuila, Ejidos y pequeños propietarios Silvícolas de la Sierra Norte de Puebla, la Asociación de Silvicultores de la Región Forestal Pachuca y Tulancingo en Hidalgo y la Confederación Nacional de Organizaciones de Silvicultores (CONOSIL), por mencionar algunos.  

Otras organizaciones y agrupaciones con incidencia en los bosques y presencia nacional se han sumado a esta petición. Ejemplo de organizaciones que respaldan esta iniciativa, en orden alfabético son la Asociación Nacional de Fabricantes de Tableros de Madera, A.C. (ANAFATA), la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores de Productos Forestales (IMEXFOR), la Cámara Nacional de la industria Maderera (CANAINMA), el Clúster forestal de Jalisco, FSC® México, MARAM Planet Woods, NEPCon México A.C, Pronatura Sur A.C., la Unión Nacional de Organizaciones de Forestaría Comunal (UNOFOC),la Universidad Autónoma Metropolitana y Sociedad Mesoamericana y del Caribe de Economía Ecológica, Reforestamos México A.C. y Sistemas de Certificación Científica, SCS Global Services en México, entre otras.

Es relevante mencionar que los núcleos agrarios, a través de sus empresas forestales, han realizado grandes contribuciones para reducir las desigualdades, así como la creación de empleos dignos, logrando salvaguardar la biodiversidad siempre con el respeto a los derechos de los pueblos indígenas, entre otras aportaciones. Con la finalidad de enfrentar la actual situación, los convocantes hacen un llamado al gobierno a construir una estrategia para la reactivación económica y de empleo en el sector forestal y actividades de silvicultura comunitaria y estar en condiciones de amortiguar los efectos más agudos de la crisis. La estrategia debe considerar el reconocer la importancia del sector forestal impulsando las políticas gubernamentales y las asignaciones presupuestarias hacia una economía sostenible de empresas comunitarias que tengan y promuevan buenas prácticas en toda la cadena de valor, así como la creación de un fondo de contingencia para salvaguardar al sector forestal y las actividades de silvicultura en futuras crisis.

El sector forestal debe considerarse un sector esencial como el sector alimentario. El trabajo de algunas empresas para fabricar tarimas y empaques influyen en la producción y distribución de alimentos al igual que los productos de higiene y salud que provienen del aprovechamiento de los bosques y que demandan las ciudades en esta pandemia. Al reconocer el valor de los productos y servicios ambientales derivados del buen manejo de los bosques, se propicia a que estas empresas tengan mejores condiciones al ser más visibles, rentables y competitivas. Además, para retribuir a los núcleos agrarios su labor, es necesario generar mecanismos de compensación económica para el sector privado que no cumpla con las medidas necesarias de desarrollo sostenible, así como eficientar la cooperación de dependencias gubernamentales para frenar la tala clandestina, la corrupción, el tráfico de vida silvestre y el cambio de uso de suelo, así como para agilizar y reducir la tramitología con el fin de facilitar el manejo forestal sostenible.

México cuenta con una superficie forestal, incluyendo todo tipo de ecosistemas, de 137.8 millones de hectáreas. Esto equivale al 47.7% de la superficie total del país. De esta superficie, 62.6 millones de hectáreas son propiedad social, es decir, pertenecen a ejidos y comunidades. Actualmente, aproximadamente 5.5 millones de hectáreas tienen permiso de aprovechamiento para extraer madera, de las cuales sólo 1.3 millones de hectáreas cuentan con certificación internacional de buen manejo forestal bajo el sello del Forest Stewardship Council (FSC® por sus siglas en inglés).

Tomando en cuenta la gran demanda de productos del bosque en nuestro país, que para satisfacerla importamos usualmente ¾ partes de lo que consumimos de otros países y que el manejo forestal sostenible permitiría no sólo satisfacer dicha demanda, sino conservar y expandir la cobertura forestal, así como tener mejores condiciones de vida para la población, es prioritario incrementar el porcentaje de bosques manejados en México con los mejores estándares y buenas prácticas internacionales posibles, como lo son los que determina el FSC®.   Para conocer los 11 puntos que integran el pronunciamiento y revisar más información sobre la iniciativa del sector forestal, visitahttps://www.reforestamosmexico.org/sector-forestal-para-todos

Dejanos tus comentarios. Tu opinion es muy importante