Asociaciones Civiles Proponen una iniciativa ciudadana para la legislación en materia de sobrepeso y obesidad

Mérida, Yucatán a 15 de septiembre de 2020. A través de un manifiesto, una veintena de organizaciones de la sociedad civil locales, entre las que se encuentran asociaciones de padres de familia, organizaciones comunitarias y organizaciones que trabajan en temas de salud en Yucatán, así como cerca de 1,000 personas de la sociedad entre las que figuran académicos y profesionales de la salud, nos hemos sumado para pedir al Congreso del Estado, un diálogo más abierto e inclusivo en la elaboración de la reforma de las leyes de Salud, Educación y Nutrición y Combate a la Obesidad, todas del estado de Yucatán que, entre otras cosas, contempla la prohibición de alimentos y bebidas de alto contenido calórico, o como se les conoce más comúnmente, alimentos chatarra, a menores de edad en las escuelas del estado.

El manifiesto está dirigido al Diputado local Manuel Díaz Suárez, quien el pasado 4 de septiembre de 2020 presentó una propuesta de ley al congreso para modificar varios artículos de las leyes de salud, de educación y de nutrición y combate a la obesidad.

                                                                                                              (Archivo)

El texto del manifiesto es el siguiente:

Manifiesto para una construcción participativa de la propuesta legislativa en materia de sobrepeso y obesidad en Yucatán.

Por medio del presente MANIFIESTO, las ciudadanas, ciudadanos y Organizaciones de la Sociedad Civil que suscribimos, nos dirigimos a Ustedes para expresar nuestra preocupación con respecto a la propuesta de ley que se presentó al H. Congreso del Estado de Yucatán sobre el PROYECTO DE DECRETO DE REFORMA DE LEY QUE ADICIONA EL ARTÍCULO 104 BIS, 104 TER, QUINQUIES Y REFORMA EL ARTÍCULO 304 DE LA LEY DE SALUD Y ADICIONA LA FRACCIÓN XL DEL ARTÍCULO 33 DE LA LEY DE EDUCACIÓN Y SE REFORMAN LOS ARTÍCULOS 17 Y 18 FRACCIÓN XIV DE LA LEY DE NUTRICIÓN Y COMBATE A LA OBESIDAD, TODAS DEL ESTADO DE YUCATÁN, desde la cual se pretende establecer la agenda legislativa estatal para el tema de la prohibición de la distribución, donación, regalo, venta y suministro a menores de edad, de bebidas azucaradas y alimentos envasados de alto contenido calórico.

Sabemos que dicha propuesta fue presentada en el ejercicio de “Parlamento abierto” realizado el 2 de septiembre, contando con la presencia de algunos de los representantes de la industria que fabrica y comercializa alimentos ultra-procesados y bebidas endulzadas, cámaras empresariales, y algunos representantes de colegios de profesionales de la salud y médicos, nutriólogos y estudiantes de nutrición.

Celebramos la práctica de estos espacios, esperando que sea el primero de otros tantos para poder contar con una visión más integral y diversa en las que puedan estar incluidas las voces e ideas de las organizaciones de la sociedad civil, grupos comunitarios de base y académicos, cuyas propuestas y opiniones en torno a este tema formen parte de un proceso democrático y plural, generando de esta manera una escucha de las miradas diversas sobre el tema.

Encontramos por lo pronto y con preocupación, que esta iniciativa se centra en la prohibición de:

  1. La distribución, venta, regalo y suministro en el Estado a personas menores de 12 años, de alimentos y bebidas no alcohólicas con exceso de sodio, grasas y azúcares de acuerdo a la Norma Oficial Mexicana correspondiente, a menos de 100 metros de instituciones educativas públicas y privadas de los niveles preescolar y primaria.
  2. La distribución, venta, regalo y suministro de alimentos y bebidas no alcohólicas con exceso de sodio, grasas y azúcares de acuerdo a la Norma Oficial Mexicana correspondiente dentro de instituciones educativas públicas y privadas de los niveles preescolar y primaria.
  • La venta o distribución de alimentos o bebidas no alcohólicas con exceso de sodio, grasas y azúcares de acuerdo a lo estipulado en la Norma Oficial Mexicana correspondiente, a través de distribuidores automáticos o máquinas expendedoras instaladas en instituciones educativas públicas y privadas de los niveles preescolar y primaria.

Al respecto hacemos los siguientes señalamientos:

  1. A los alimentos prohibidos se les describe como “alimentos y bebidas no alcohólicas con exceso de sodio, grasas y azúcares de acuerdo a la Norma Oficial Mexicana” lo cual se presta a que siempre que no se rebase cierta cantidad o contenido de estos nutrientes, las bebidas azucaradas y alimentos envasados de alto contenido calórico puedan seguir siendo objeto de las actividades mencionadas, en las escuelas y en sus inmediaciones, situación que ha ocurrido con anterioridad cuando se legisló en el tema en el año 2012, donde la industria redujo el tamaño de sus presentaciones para no rebasar las cantidades permitidas de nutrientes de acuerdo con la norma oficial y estos alimentos se continuaron vendiendo en las escuelas.
  2. La modificación tampoco considera aspectos como la prohibición de cualquier tipo de publicidad de estos productos al interior de las escuelas.
  3. La propuesta se circunscribe únicamente al entorno escolar de niñas y niños menores de 12 años (primaria y preescolar), dejando fuera al nivel secundaria y con esto a la población adolescente, así como no considerando otros espacios públicos también regulados por el gobierno como edificios públicos, centros recreativos, instalaciones deportivas, centros de salud y hospitales y mucho menos trastoca al entorno de los comercios que ofertan este tipo de alimentos, tal y como se ha propuesto en otros estados y la capital de la república.

Ante las ausencias que hemos encontrado en la actual propuesta legislativa, hemos presentado al Congreso del Estado el pasado viernes 11 de septiembre de 2020 una propuesta ciudadana para esta legislación en la que se señalan los aspectos mínimos que deben contemplarse en la ley presentada por el Diputado Díaz para abordar el problema de la obesidad infantil de una manera más integral en el entorno escolar del estado. Estos aspectos son:

  1. Una adecuada denominación de los alimentos prohibidos para su distribución, venta, regalo y suministro, un ejemplo de esto es lo realizado en la ley en Oaxaca donde se les denomina como “bebidas azucaradas y alimentos envasados de alto contenido calórico”, junto con el establecimiento de lineamientos de cuáles son los de alimentos prohibidos y permitidos. Un criterio para estos lineamientos puede ser el nuevo etiquetado nutrimental, con esta herramienta se debe establecer que los alimentos que se vendan en las escuelas no contengan ningún sello.
  2. Prohibir y sancionar cualquier tipo de publicidad de bebidas azucaradas y alimentos envasados de alto contenido calórico al interior de los planteles escolares públicos y privados de los niveles preescolar, primaria y secundaria.
  3. Que esta misma legislación de prohibición de distribución, venta, regalo, suministro y publicidad de bebidas azucaradas y alimentos envasados de alto contenido calórico aplique para negocios o vendedores ambulantes a 100m a la redonda de los planteles públicos y privados de los niveles preescolar, primaria y secundaria.
  4. Establecer con carácter obligatorio la colocación de bebederos o dispensadores de agua purificada en todas las escuelas públicas y privadas de los niveles preescolar, primaria y secundaria.
  5. Implementar un sistema de vigilancia nutricional en las escuelas de nivel básico de Yucatán para contar con datos estatales públicos sobre la magnitud del sobrepeso y obesidad en la población infantil.
  6. Promover desde las citadas leyes que en los comedores escolares de planteles públicos y privados de educación básica se establezcan programas de abasto de alimentos sin procesar a través de productores locales.
  7. Establecer con carácter obligatorio que las y los docentes de educación inicial y básica reciban al menos 2 veces al año capacitación sobre temas de sana nutrición por parte de la Secretaría de Salud del Estado de Yucatán.
  8. Establecer estrategias que fomenten la práctica regular de actividad física y deporte en todas las escuelas de nivel básico de Yucatán.
  9. Que los 8 puntos anteriores contemplen los planteles públicos y privados de los 3 niveles de educación básica, es decir, Preescolar, Primaria y Secundaria.

Por lo antes expuesto, vemos que las modificaciones vertidas en la iniciativa propuesta, distan mucho de ser una respuesta contundente y comprometida, cuando se sabe que la población infantil de Yucatán es una de las más afectadas por la epidemia de sobrepeso y obesidad en México, de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de 2018. Yucatán ocupa el primer lugar nacional en obesidad general con un 81.1% de la población viviendo con sobrepeso u obesidad de algún grado, siendo esta situación un problema de salud pública de suma gravedad.

Lo anterior, pone de manifiesto la oportunidad de tener en Yucatán una propuesta legislativa más integral, insistiendo en que ésta pueda ser enriquecida sumando, entre otras cosas, la experiencia de académicos, investigadores, la perspectiva de la interculturalidad, de los derechos humanos, así como la valoración comunitaria con respecto a la alimentación y a la salud.

Por tanto, las organizaciones, grupos comunitarios y personas que suscribimos este manifiesto, exhortamos a las y los diputados a construir una propuesta legislativa en materia de sobrepeso y obesidad en Yucatán desde una amplia inclusión de la ciudadanía, con información veraz y científica y teniendo como principio rector el interés superior de la infancia y adolescencia. No omitimos expresar que nos encontramos atentos sobre cómo se legislará en Yucatán sobre este tema y pedimos que esta legislación se realice priorizando, ante todo, la salud de las niñas, niños y adolescentes.

“Alianza por la Ley de Nutrición Infantil del Estado de Yucatán”

Vanessa Margarita Gamboa González, Licenciada en Nutrición, Maestra en Desarrollo Social, Miembro de la organización Alternativas en Salud y Desarrollo A.C.

  • Fabiola Romero Gamboa, Licenciada en Educación, Maestra en Educación en Derechos Humanos, Miembro de la organización Alternativas en Salud y Desarrollo A.C.
  • Margarita Zarco Salgado, Coordinadora de la Unidad de Proyectos Sociales de la UADY.
  • Dr. Angel Lendechy Grajales, Profesor investigador de Centro de Investigaciones Regionales Dr. Hideyo Noguchi de la UADY.
  • Nancy Walker Olvera, Coordinadora de ciencia social alternativa / Kookay.
  • Manuel Rabasa Guevara, Coordinador de la Red Latinoamericana y del Caribe de Seguridad Alimentaria y Desarrollo Sustentable (REDLAYC) y Colectivo Peninsular Ko’one’ex t’aan.
  • Margarita Rosales González, Doctora en Antropología. Investigadora del INAH, Yucatán. Integrante del Colectivo Peninsular Ko’one’ex t’aan.

Dejanos tus comentarios. Tu opinion es muy importante