La Soledad del Empresario

Por: Amado Martínez Ancona

𝑼𝒏𝒐𝒔 𝒎𝒊𝒏𝒖𝒕𝒐𝒔 𝒅𝒆 𝒓𝒆𝒇𝒍𝒆𝒙𝒊𝒐́𝒏.

Para algunos ricos soy pobre y para algunos pobres soy rico, pero no me considero ni rico ni pobre. ¡Soy empresario! y como tal, cada año recorro una travesía por montañas y valles, que en sentido metafórico significa que mi negocio tiene épocas buenas y otras no tanto. Y siempre he tenido un apotegma: no llevar problemas de mi casa al trabajo ni trabajo a mi casa.

Esto me ha funcionado muy bien… casi siempre. Tengo que confesar a mis cuatro amables lectoras que en épocas críticas (COVID) no sé para donde arrimarme. ¡Quisiera llorar en el hombro de mi mujer y confesar mis más horripilantes miedos! pero me aguanto pensando que ella tiene sus propios problemas. Llego a la oficina y desearía que alguien me pregunte cómo me siento, para contestar casi gritando que ¡desesperado! porque aún no veo horizontes sobre los cuales planificar.

Pero me acuerdo que soy el líder y me aguanto todo exabrupto emocional. He desarrollado un orgullo empresarial, que a veces sospecho no es más que soberbia. ¿Por qué les confieso todo esto? Por terapia, por desahogo y porque sospecho que no soy al único que le pasan estas atribulaciones. Confesar miedos y corajes ha sido una sorprendente manera de averiguar que no soy el único con estas emociones.

Oyendo a otros empresarios, hago la desagradable pero útil comparación y acepto y entiendo que no estoy solo, que no soy al único que le pasan apremios laborales y financieros. Que puedo aprender de otros a cómo superar los retos por los que estoy pasando. Como decía mi chichí (abuelita) “del dicho al hecho… hay un gran trecho”.

¡En fin! Ya dije y lo que se dice se cumple. Iniciaré tomando clases de humildad para que se me haga más fácil confesar mis defectos como empresario… frente a otros empresarios. Mientras tanto, seguiré la sugerencia de mi cuate Walt (Whitman), en su poema Carpe Diem (Aprovecha el día): “No te resignes… no traiciones tus creencias. Todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos. Eso transforma la vida en un infierno”.

A.M.A. Septiembre 2020.

 

Dejanos tus comentarios. Tu opinion es muy importante